Categorías
La Corte del Inglés

Algunas anécdotas sobre don César Areces y la empresa que fundó su familia.

La Corte del Inglés cede la selección musical de la semana a don César Areces.

El primer artículo de La Corte del Ingles (.es ) nos dejó como sabor de boca ese carácter rebelde que definiría en buena medida la personalidad de nuestro protagonista don César Areces. Una personalidad que le permitió rechazar inteligentemente la parte más negativa de aquellas directrices conductuales que estaban siendo impuestas de alguna que otra manera en la empresa El Corte Inglés.

Ni qué decir tiene que su rebeldía debió traerle consigo algún que otro conflicto familiar,conflictos que a la luz de los hechos presentes supo afrontar de la mejor manera posible.

En cuanto a la empresa familiar:

La Corte del Inglés te recuerda que todos y cada uno de los trabajadores con un cargo dentro de la empresa El Corte Inglés llevarían consigo el sello característico de la casa. Dicho sello podría definirse como el equilibrio perfecto entre autoridad,educación,estilo y seducción. Sin embargo, una cosa era la teoría, y otra bien distinta, la práctica.

En cuanto al personal de la empresa:

Podías encontrarte con hombres que eran capaces de lucir el traje Emidio Tucci con una galantería propia del mejor James Bond de la época. Estos sin lugar a dudas servirían de modelos de referencia de cara a la formación de los nuevos candidatos a jefatura,al tiempo que tenían la “obligación” de representar dentro de la organización esa imagen de galán que tan bien supo lucir el actor asturiano don Arturo Fernández. También estaban los trabajadores que a lo largo de su carrera profesional intentarían imitar la conducta de aquellos empleados a los cuales un gran número de féminas sentirían una más que profunda admiración. En tercer lugar,y no por ello el menos importante,estaría el grueso de la plantilla,un grueso constituido principalmente por mujeres, el verdadero epicentro del negocio.

¿Quienes alcanzaron aquel equilibrio perfecto?

Tan solo unos pocos afortunados lograron reunir aquel equilibrio entre autoridad,educación,estilo y seducción. Por raro que parezca,dicho equilibrio estaría representado en buena medida por aquel rebelde que años más tarde demandaría a su empresa familiar para obtener aquello que por derecho le pertenecía. Ahora bien,esto jamás fue reconocido en ningún medio de comunicación,al contrario,estos intentaron desprestigiarlo. El motivo:

Reclamar aquello que era suyo.

Don César fue educado en el colegio británico Alfonso XII del Escorial. Dicha educación le hizo poseedor de una voz grave y pausada que transmite una buena dosis de confianza y serenidad.

En cuanto a su estilo,este podría considerarse un tanto camaleónico. Esto en parte sería debido a su fuerte personalidad. Una personalidad que le permitiría lograr una perfecta mimetización en cualquier ambiente o circunstancia. Una prueba evidente de ello fue el hecho de llegar a mimetizarse con todas las tribus urbanas de su época: Punks, Rockers, Heavies, Mods y Pijos.

En cuanto a su físico,las féminas que han visto el vídeo que él mismo me envió, me llegaron a comunicar que aparte de ser muy atractivo,éste aún conserva un marcado aspecto juvenil para ser un señor de 60 años. Estas inclusive me llegaron a preguntar si estaba soltero.

¿Qué me puedes decir sobre su ideología?

Él en sí mismo es fruto de su propia ideología. Pero si quieres que te de una etiqueta, te diré que prefiere la izquierda antes que la derecha.

Un par de anécdotas:

Cuando murió el dictador Franco nuestro amigo César recibió la noticia de manos de un tutor del internado. Al marchar el tutor,uno de los compañeros hizo el siguiente comentario: “por fin se terminó la dictadura”.Aquel comentario molestó a otro compañero ( FACHA) hasta tal punto que le comenzó a pegar con una bota. César se metió a defender a aquel chico y acabó dándole una paliza al facha.

  • Nuestro protagonista eligió realizar el servicio militar de conductor en las COES. Allí se sacó todos los carnets de conducir.
Volvamos al personal de la casa:

Lo normal era darse de bruces con aquellos que vertían entre sus subordinados la tan ansiada autoridad. Luego había otro grupo de profesionales que teniendo estilo y buena educación,nunca llegarían a alcanzar dicha autoridad. Y por supuesto,en la cúspide de aquella fábrica de conductas estaban aquellos que hicieron del fino arte de la seducción un estilo de vida.

  • Estos últimos por desgracia serían los más admirados por la plana directiva de la compañía.
¿Influiría en esto último las escapadas de los principales directivos a un local de alterne llamado el RISCAL?

Según diversas fuentes, EL RISCAL era para algunos directivos el principal centro de entrenamiento de tipo sexual.

Don Ramón Areces cada vez que veía a César le preguntaba a éste acerca de sus conquistas femeninas. Aquella pregunta serviría de excusa a don Ramón para dar a su sobrino una charla sobre ligoteo, al tiempo que le ponía al día sobre sus conquistas femeninas.

Algo importante a tener en cuenta:
  • Nuestro protagonista no tuvo la necesidad de recurrir a los servicios de prostitutas. A él no le hizo falta tener que aparentar algo que no era.
Un apunte sobre esto último:

Sin el recto pensar no hay posibilidad alguna de felicidad. Sin el recto pensar carecen de base nuestros actos,nuestra conducta y nuestros afectos. Y el recto pensar no puede hallarse en los libros ni en el mero hecho de asistir a algunas conferencias donde se exponen ideas sobre lo que es pensar rectamente. El recto pensar tiene que ser descubierto por nosotros mismos y a través de nosotros mismos.

Fuente:Solo el recto pensar conduce a la paz.
Autor:J.Krishnamurti

Para terminar el artículo os dejo con algunas perlas:
  • Cuando murió don César Areces (ginecólogo),su hermano don Ramón Areces le quitó a la novia del fallecido el paquete accionarial de su hermano. También intentó quedarse con el efectivo, pero un directivo del banco no se lo permitió.
  • Su tío don Ramón en un conflicto judicial con su otro hermano don Luis, fichó al abogado de éste último,un tal Don Ramón Hermosilla.
Según las palabras del propio don César Areces, don Ramón era un mal bicho.
Cuando tienes el poder y cosas que ocultar te haces un mal bicho.

Bienvenidos a La Corte del Inglés.